jueves, 6 de diciembre de 2012

Comienza una adicción sexual (Frag. de BISEXUAL)


Ocurrió por primera vez el día que firmó el divorcio. Fue al regreso del juzgado, cuando estaba en la habitación del hotel, saldando las últimas cuentas con su abogado. Desde el principio se había sentido atraída por él, pero estaba demasiado metida en su papel de esposa doblemente traicionada como para preocuparse por otra cosa que no fuera vengarse de Sergio y hacerle pagar cara su humillación.

Sospechaba que también le gustaba, por el modo en que a veces lo sorprendía mirándola, aunque se mantenía respetuosamente apegado al protocolo abogado-cliente. No se permitieron ni el más mínimo coqueteo en los dos meses que duró el proceso. 

Ahora levantó la vista del cheque que estaba firmando y lo miró. Estaba sentado en el sofá y desde allí la contemplaba como embobado. No parecía importarle que ella lo notara. Aunque no la miraba precisamente a ella, sino más bien a sus senos, que sobresalían, tal vez demasiado, por encima del escote de su vestido.

La mente de Elena se desbocó. Comenzó a imaginar que él estaba allí mismo sentado, pero desnudo y su miembro erecto le sobresalía entre las piernas. Que ella se acercaba, le entreabría las piernas y arrodillándose entre ellas, colocaba aquel trozo de carne vibrante justo en el espacio entre sus senos.

Lo miró y el joven le sonrió. No pudo pensar más. Respondiendo a un impulso irreprimible, se le acercó y tomándolo por el nudo de la corbata, lo hizo ponerse de pie. Le quitó una por una cada pieza de ropa, luego lo hizo volver a sentarse y le separó las piernas. Se dejó caer entre ellas, se descubrió los senos y tomó el tembloroso miembro entre sus manos.

Estaba como en un trance. Una parte de su mente le dictaba muy gráficamente lo que debía hacer y ella inmediatamente lo ponía en práctica, con una impudicia que nunca hubiera sospechado de sí misma.

Ya desde esa primera vez, el fantasma de Sergio estuvo allí. Podía verlo, sentado en una butaca, observándolo todo, con esa mirada suya entre cínica y burlona, ahora también cargada de reproche. Cerró los ojos, buscando huir de aquella visión y de repente era su miembro el que estaba en sus manos, en su boca, entre sus senos...

Dejándose llevar, lo chupó y acarició con ansia, llevando al joven a un estado de excitación tal, que inmediatamente se corrió en su boca. Aquel sabor poco familiar la devolvió a la realidad. Abrió los ojos y al confirmar que no era Sergio, casi llora de la decepción. Y allí estaba otra vez su mirada socarrona, que ahora reflejaba, además, conmiseración. Como si le diera lástima verla en esa situación lamentable.

Con eso fue suficiente. Despidió al joven con un cheque que rebasaba con creces sus honorarios y la advertencia expresa de no volver a buscarla. Cerró la puerta tras él y sintió de golpe un enorme vacío. Sergio aún permanecía cerca y ahora le sonreía, comprensivo. Tuvo el impulso de abrazarlo, pero cuando se movió en su dirección, la imagen se desvaneció en el aire.

Ése fue el primero, pero inmediatamente después vino otro y otro, y luego otro más... La lista se hizo interminable.

¿Quieres leer esta novela? Entra aquí

Si aún no te decides, entra aquí y lee un poco más

6 comentarios:

  1. El craso error de los seres humanos de creer que cuando se ama, somos indispensables para la otra persona. Siempre hay quién vive para hacer vivir al otro y otros que sólo parasitan recibiendo, sin dar nada a cambio. Esa es la incapacidad de muchos, y el disfrute por tanto de muchos otros más.(Pobre de quién se cree indispensable y más pobre aún quién vive a "expensas" de soportarlo).

    ResponderEliminar
  2. El amor es dolor siempre y no hay amor más dolido que el no ser correspondido. Me ha gustado mucho tu trocito de novela. Gracias, Vivian. Hoy por fin pude leerte y me alegro de haberlo hecho.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que el dolor casi siempre viene de no aceptar las cosas como son, de exigir demasiado del otro, de querer que sea como no es. Ese al menos es el problema de mi protagonista y tambien su aprendizaje. Gracias por visitar el blog y por los comentarios. Ojalá pronto se animen a leer la novela.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado por muchos motivos. Si antes tenía muchas ganas de leer esta novela, ahora creo que se han triplicado.

    Saludotes.

    ResponderEliminar
  5. Bueno pues a mi me ha dejado muy intrigada,me encantaria poder empezar a leerla enseguida,tengo que hacerme con ella.

    ResponderEliminar
  6. Pues cuando la lean me cuentan. saludos!!!

    ResponderEliminar