sábado, 10 de noviembre de 2012

Sutil seducción (Fragmento de BISEXUAL)

¿Qué tan atrevida puede ser una mujer cuando se propone seducir a un hombre? Averígualo leyendo este fragmento de "Bisexual":


—Así que eres la nueva vecina —comenta él—. Ya había oído hablar de ti, pero eres mucho más bonita de lo que me dijeron.
Mientras recita mecánicamente ese trillado parlamento, la recorre con los ojos, tan descarada y minuciosamente, que a Elena, que en su cabeza no tiene un solo pelo de tímida, se le salen todos los colores al rostro. Esa mirada no tiene nada de mecánica. La desnuda por completo, haciéndola sentir indefensa y vulnerable.
Logra reponerse un poco y busca los ojos del joven, que ahora han quedado fijos en su pecho. Al seguir esa dirección, nota que sus pezones se distinguen claramente a través de la fina tela de la blusa. Ya consciente de la mirada, siente cómo se endurecen. Unas cosquillas que nacen de su sexo le suben por el espinazo, mientras la humedad ya traspasa la pantaleta y el short, comenzando a filtrarse por sus muslos.
La excitación le da valor para tomar la iniciativa. Se abre la blusa de un tirón y agarrándose los senos, uno con cada mano, los alza en dirección al rostro del hombre.
—¿Te gustan?—le pregunta, desafiante.
No responde. Los pezones, ya libres de su prisión de tela, lo apuntan, retadores, pero él ya no está pendiente de ellos. Sus ojos, otra vez fijos en los de Elena, parecen lanzar dardos de fuego, que le atraviesan las pupilas y alcanzan su cerebro, quemando en él todo vestigio de rebeldía. Ella siente que sus fuerzas vuelven a mermar. El desafío se borra de su rostro. Las manos sueltan los pechos y se deslizan suavemente, hasta caer, exánimes, a ambos lados de su cuerpo.
Él se pone de pie y camina hacia ella con lentitud. Se detiene a dos pasos y vuelve a posar la vista en su torso desnudo. Los pezones se irguen aún más, cual girasoles prendidos de la luz que esas doradas pupilas despiden. Ya le duelen, de tan tensos que están. Necesita que los toque, que los muerda, que se los arranque si quiere, pero el hombre parece tener otras intenciones. Da otro paso adelante, la toma por los hombros y volteándola, la coloca bruscamente contra la pared.
Al frío contacto del muro, los pezones retroceden, resignados, y casi se hunden en las aureolas. Él aprieta su pelvis contra las nalgas de Elena, haciéndola sentir la dureza bajo su pantalón. Desliza las manos, buscando el cierre del short, que muy pronto ella siente rodar por sus rodillas. Comienza a besarle, casi a devorarle el cuello, mientras una mano se mete en la pantaleta y los dedos se  deslizan, ávidos, por su ya empapado y tembloroso sexo.

¿Quieres leer esta novela? Entra aquí
 ¿Todavía indeciso? Esto te ayudará: Entra aquí

2 comentarios:

  1. Hola Vivian:Ante todo,felicidades por tus publicaciones.Dicho ésto,debo decirte tambien,que he visto dos errores ortográficos en lo que he leído:La zona que
    rodea el pezón,se llama "areola"y no "aureola;y la tercera persona plural, del verbo erguir,se conjuga"yerguen",y no "irguen".Quiero explicarte,que te hago
    saber estos errores con la mejor de mis intenciones.Espero no ofenderte con ello.Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar
  2. Te agradezco tus buenas intenciones, estimado Anónimo. Debo reconocer que con ambos casos me pusiste a dudar, pues a pesar de que esa novela fue exhaustivamente corregida en su momento, nadie está exento de que se le escape algún error. Así que acudí al diccionario de la RAE para aclararme. Allí encontré que “aureola”, entre sus acepciones, contempla el sinónimo “areola”, o sea, que pueden usarse ambas palabras. Y tanto “yerguen” como “irguen” son maneras de conjugar el presente del verbo "erguir". Sin embargo, aun te doy el beneficio de la duda, pues en la página web de la RAE aparece todavía la edición 22 de la Ortografía y tal vez tú has consultado la 23.ª edición, publicada en octubre de 2014, y allí han cambiado esas reglas. En ese caso te agradecería que me lo hicieras saber, para introducir las correcciones en el blog. Gracias otra vez…

    ResponderEliminar